Cirugia de Lunares

Los lunares puede aportar un toque de personalidad al rostro, pero en ocasiones lo que provocan es el efecto contrario, restando belleza y armonía al rostro.

Además, en ocasiones algunos lunares podrían dar lugar a problemas, y deben ser revisados por un médico.

Se recomienda la eliminación de los lunares en las siguientes circunstancias:

  • Tienen un gran tamaño, superior a los 6 mm.
  • Se sitúan en zonas de rozamiento, afeitado o están expuestos a la radiación ultravioleta.
  • Producen dolor o picor.
  • Poseen contornos irregulares o asimétricos.
  • Su color, su aspecto o tamaño se modifica con el tiempo.
  • Problemas estéticos.

 

El tratamiento láser quitará los lunares de forma definitiva y en muy poco tiempo esos anti estéticos y molestos lunares en una sola intervención. El médico establecerá si es necesario realizar alguna biopsia posterior al tratamiento, para valorar cualquier posible anomalía cutánea.

  • Tras la eliminación de lunares mediante un proceso quirúrgico se necesitan una serie de cuidados muy sencillos:
  • La zona tratada tiene que estar limpia y seca diariamente.
  • No tomar el sol ni rayos UVA tras la intervención.
  • Curación diaria de la zona tratada con antiséptico, suero u otro producto que especifique el médico.
  • Protección solar con factor 50 en la zona tratada durante tres meses.